¿No os parece que el verano es el mejor momento del año para darle un toque de color a las paredes de casa?

Y has pensado en hacerlo con dos colores? ¿O incluso con tres? No te asustes, quedan espectaculares.

Además, se secan antes, podemos abrir las puertas y ventanas, y podemos disfrutarlas desde el primer minuto.

Nos encantan los ambientes bicolor y dentro de ellos hay innumerables opciones. No solo están las paredes, también podemos pintar los muebles de dos colores.

Nos vuelven locos también esos ambientes bicolor conseguidos a través de los propios objetos decorativos. O tricolor. Porque no hay que ceñirse exclusivamente a dos colores si un tercero nos da un resultado que nos guste más. Imagina romper una estancia donde todo sea gris con unas cortinas verdes, a juego con los cojines o el color de los muebles.